El mango dejó de ser un alimento capaz de satisfacer nuestras ansias por disfrutar su sabor. Científicos descubrieron que el fruto, también conocido como “melocotón de los trópicos”, tiene propiedades antiinflamatorias y antioxidantes que pueden ayudar a reducir el riesgo a padecer enfermedades crónicas.

La investigación realizada por el Centro para la Investigación de Nutrición del Instituto de Tecnología de Illinois de Estados Unidos fue publicada por la revista científica Food & Function.

El estudio sugiere que comer mangos puede ser importante para el control de la glucemia, microbioma y también para enfermedades vasculares, cerebrales y cutáneas.

La ingesta de mangos conlleva una serie de nutrientes valiosos que son ideales para el buen funcionamiento del organismo. En 100 calorías por porción, el fruto tiene vitamina C, vitamina A y fibra. Además, son una fuente de fitoquímicos, entre los que se destacan: mangiferina, carotenoides y galotaninas. Todos ellos son están asociados con una serie de actividades de promoción de la salud, incluyendo: antiinflamación, antioxidantes, antidiabéticos, antiobesidad y anticancerígenos.

Britt M. Burton-Freeman, líder de la investigación, dijo que “los mangos contienen una variedad de nutrientes esenciales y componentes bioactivos distintivos, los cuales pueden desempeñar un rol clave en el apoyo de funciones metabólicas, incluyendo la actividad antiinflamatoria”.

 

Obesidad y diabetes

El consumo de mangos tiene positivas consecuencias para quienes tienen obesidad y diabetes. La investigación sugiere que el consumo de mango puede modular la respuesta de glucosa en las personas con diabetes mellitus. No obstante, estos beneficios continúan en periodo de estudio y observación. 

 

Enfermedades cardiovasculares

La obesidad y la diabetes son factores para la creación de enfermedades cardiovasculares. Éstas representan 17,5 millones de muertes al año, lo que equivale al 31% de todas las muertes a nivel mundial. Los fitoquímicos de los mangos y componentes como la fibra y ácidos orgánicos, pueden desempeñar un papel en la salud cardiovascular. Aunque aún no se disponen de datos humanos y no se conoce los efectos en ellos, los estudios en animales sugieren que los compuestos del mango pueden ser un buen aliado en el correcto funcionamiento del flujo sanguíneo.

Más beneficios para combatir enfermedades y/o fortalecer órganos continúan en observación. No obstante, está comprobado que su ingesta es una deliciosa ayuda para el organismo que todos tenemos que probar.

 

 

 

www.portalfruticola.com