Tesla cierra un trimestre con pérdidas récord y cuellos de botella que tiran del freno de su Model 3

Tesla acaba de cerrar un tercer trimestre de 2017 que no ha sido, precisamente, un camino de rosas. A las pérdidas de récord registradas por la compañía que lidera Elon Musk, se ha sumado una importante bajada de las expectativas respecto al volumen de producción de su Model 3. En tres meses, se produjeron 220 unidades de este vehículo, frente a más de 14.000 para el Model S y cerca de 12.000, en el caso del Model X.

 

La fase inicial de producción de un nuevo vehículo es siempre un reto y la del Model 3 no es una excepción”. Es la explicación que Tesla ha dado en un comunicado a sus inversores en el que va más allá para apuntar a un “cuello de botella” que merma el ritmo de producción de este modelo. En concreto, el atasco se achaca a la línea de ensamblaje de baterías de la Gigafactoría de Nevada.

Mientras continuamos haciendo progresos significativos cada semana para solucionar estos obstáculos, la naturaleza de los retos de una rampa de producción como esta hace que sea difícil predecir en cuánto tiempo se eliminarán estos cuellos de botella, sostiene la firma.

Por ello, de entrada, ya se ha anunciado que el objetivo prefijado para el volumen de producción del Tesla Model 3 no se alcanzará en 2017. “Esperamos alcanzar una producción de 5.000 Model 3 semanales a finales del primer trimestre de 2018”. Sin embargo, la multinacional avanza que a principios de enero tendrá datos más concretos para actualizar estos objetivos.

Este contratiempo en la producción de un modelo en el que Tesla ha puesto muchas expectativas, no ha venido solo. De hecho, el comunicado de nueve páginas remitido a los inversores de la compañía incluye más golpes. El fundamental, unas pérdidas netas que, en el tercer trimestre del año, se situaron en los 619 millones de dólares. En el mismo período del año anterior, donde ahora asoman los números negros se recogieron ganancias, en concreto superiores a los 21.000 dólares.

Con estas cifras, el acumulado del año tampoco dejó buenas noticias para los inversores de la compañía, que han visto como en los nueve primeros meses de 2017 las pérdidas netas han escalado hasta los 1.286 millones de dólares, frente a los 553.577 con los que se cerraron los primeros tres trimestres de 2016. El retroceso entre un momento y otro es, ni más ni menos, que del 132%.

Para dar aliento, la compañía pilotada por Musk también registró subidas en sus ingresos, que rondaron los 3.000 millones de dólares. Además, este periodo dejó tras de sí un logro para la compañía: la venta de su vehículo número 250.000“Es un hito significativo ya que la flota de Tesla es ahora 100 veces mayor que hace cinco años, justo antes del lanzamiento del Model S”.

Además, mientras avanzan distintos proyectos en cartera, como la presentación del camión 100% eléctrico de Tesla, esta prevé que su flota de vehículos siga aumentando a buen ritmo, pese al parón del Model 3. En este sentido, la firma prevé cerrar 2017 con un total de 100.000 Model S y Model X vendidos, lo que se traduciría en un incremento del 30%.

 

 

https://ecoinventos.com