En río español viven organismos que no necesitan luz para ello y usan hidrógeno como energía

El río Tinto de Huelva, objeto de estudio de científicos de todo el mundo desde hace más de dos décadas por su paralelismo con Marte, vuelve a ser escenario de nuevos descubrimientos. Investigadores del Centro de Astrobiología (CAB) han detectado por primera vez la presencia de unos microorganismos fotosintéticos muy versátiles, denominados cianobacterias, en muestras de roca del nacimiento del río, a una profundidad de más de 600 metros, donde no llega la luz solar.

Resultado de imagen para El río Tinto de Huelva

Estos microorganismos habitan en la mayoría de los ambientes, desde sistemas marinos hasta desiertos extremadamente áridos, pero hasta el momento, explicó el Centro de Astrobiología, su rastro parecía estar restringido a ambientes con presencia de luz solar. En cambio han sido localizados en el subsuelo profundo del Tinto.

 

La importancia del hallazgo radica en que el análisis de la gran cantidad de genes de cianobacterias encontrados, ha permitido aclarar su potencial para utilizar hidrógeno como fuente de energía. Según han explicado desde el Centro de Astrobiología, estas cianobacterias parecen aprovechar una “válvula de seguridad” natural, que en la superficie sirve para protegerlas del exceso de luz. Precisamente este sistema “desvía la energía sobrante hacia el exterior de la célula, transfiriendo electrones a sustancias como metales oxidados o materia orgánica. El mismo sistema se activaría en las condiciones de oscuridad y anoxia presentes en el subsuelo profundo, permitiéndoles obtener energía independientemente de la luz”.

 

 

Fuente: abc.es/ciencia