PICANTE, COLOR Y FORMA, ATRACTIVOS DEL AJ═ SILVESTRE

Investigadores de la Universidad Nacional de Colombia (U.N.) Sede Palmira cultivaron 50 poblaciones de ají silvestre, en un aporte a la evaluación en campo de la diversidad genética y como antesala a procesos de mejoramiento del cultivo.



Dentro de ese grupo de poblaciones silvestres de la especie C. chinense, seis fueron seleccionadas debido a que sus frutos tenían un mayor contenido de capsaicina –que aporta el picante–, además de formas alargadas y una gran variedad de colores, factores importantes en el atractivo comercial.

Daira Alicia Cuarán Cuarán, candidata a magíster en Ciencias Biológicas de la U.N. Sede Palmira, trabajó con 62 poblaciones silvestres –cultivadas de manera tradicional para fines no comerciales– colectadas en la Amazonia colombiana, en los estados brasileros de Minas Gerais, Tocantins y Rondonia, y en el estado mexicano de Oaxaca.

Al respecto, comenta que “en estos lugares es donde se encuentra más diversidad de plantas de ají silvestres. Las poblaciones más destacadas fueron las mexicanas. En ellas vimos frutos de colores rojos, verdes, morados y negros que además de llamar la atención son indicadores del nivel de picante que contienen”.

Además las plantas de las poblaciones sobresalientes revelaron una mayor generación de semillas que aquellas variedades cultivadas de manera convencional.

Para identificar estas condiciones se sembraron las poblaciones en El Cerrito (Valle del Cauca), y se logró que 50 de ellas se desarrollaran satisfactoriamente ante las condiciones locales de temperatura y humedad.

En cuanto a características como peso, color, tamaño y cantidad de frutos producidos, después de seis meses de cosecha se encontró que algunas plantas podían medir hasta un 75 % por encima o por debajo del promedio reportado por su población en el estudio, “lo cual evidencia una gran variabilidad genética, que representa un potencial interesante en las poblaciones frente a cambios en las condiciones climáticas, por ejemplo”, señala la investigadora.

Sostiene además que las poblaciones demostraron una baja afectación por cuenta de las plagas, y algunas de ellas evidenciaron un buen desempeño en condiciones de poca oferta de agua por falta de lluvias o altas temperaturas. 

Los frutos de la especie C. chinense, en especial la variedad habanero, son utilizados en gastronomía y también para obtener colorantes naturales, vitaminas y minerales. Además se emplean en la elaboración de medicamentos y cosméticos gracias a sus compuestos benéficos para la salud, como vitaminas, fenoles, carotenoides y capsaicinoides. “A algunos de los compuesto se les atribuyen propiedades anticancerígenas”, destaca.

Con la investigación se busca desarrollar un cultivar nuevo de esta especie que tenga características sobresalientes para proveer una alternativa económica a los agricultores, y nutricional a los consumidores.

 

 

Entre miles de plantas

Durante el estudio se sembraron tres bloques, cada uno de los cuales tenía 500 plantas, es decir 10 por cada población. Para sentar bases para procesos de mejoramiento de las poblaciones con posibles cruzamientos, a través de técnicas biotecnológicas como los marcadores moleculares con microsatélites SSR se realizó una caracterización morfológica (en torno a sus medidas, formas y colores) y fisicoquímica, acerca de los compuestos presentes en sus frutos.

Las poblaciones silvestres estudiadas forman parte de la colección del Grupo de Investigación en Recursos Fitogenéticos Neotropicales (Girfin), que se complementa con materiales colectados por los investigadores o recibidos en donación por organizaciones e instituciones aliadas.

Según cifras divulgadas por el Ministerio de Agricultura y Desarrollo Rural, en 2011 la mayor producción de ají en el país se reportó en el departamento de Magdalena, con 6.674 toneladas. Sin embargo el mejor rendimiento del cultivo se presentó en el Valle del Cauca, con 15,75 toneladas por hectárea producidas durante ese año, frente a las 9,8 alcanzadas en Sucre.

 

https://mundoagropecuario.com