Cultivos autosostenibles para alimentar la ciudad

POR DANIEL QUINTERO MESA | PUBLICADO EL 23 DE OCTUBRE DE 2018
 
 
 
El sistema de acuaponía del Smart Living Lab ubicado en UPB, comprende la producción de hortalizas como la lechuga y un cultivo de peces del tipo tilapia roja. FOTO Jaime pérez Munévar
El sistema de acuaponía del Smart Living Lab ubicado en UPB, comprende la producción de hortalizas como la lechuga y un cultivo de peces del tipo tilapia roja. FOTO JAIME PÉREZ MUNÉVAR
 
EN DEFINITIVA

Cultivar alimentos en las terrazas de Medellín, a través de los cultivos hidropónicos y acuapónicos, es una alternativa para que la ciudad no tenga que traer tantas frutas y hortalizas del campo.

 

Sembrar los alimentos que va a consumir, optimizar los recursos energéticos y contribuir con el mejoramiento del planeta a través de la disminución de la huella de carbono, son las apuestas de los proyectos de producción agrícola que se construyen en las terrazas de la ciudad, a partir de experiencias de autosostenibilidad.

Estas iniciativas son a la vez una opción para reducir los índices de contaminación, porque pueden bajar el número de viajes del campo a la ciudad para traer los alimentos.

Uno de estos programas es Smart Living Lab, un proyecto de la Universidad Pontificia Bolivariana, que tiene como principal objetivo reducir los consumos, proteger el medio ambiente e incrementar la eficiencia energética.

El grupo trabaja en una casa, que funciona como laboratorio. La estructura cuenta con un cultivo acuapónico, que es un sistema sostenible de producción de plantas y peces que combina la acuicultura tradicional, que es la cría de animales acuáticos como peces, cangrejos de río y camarones; con la hidroponía (cultivo de plantas en agua).

Huertas caseras con riego automatizado, paredes verdes, y cultivos elaborados a partir de materiales reciclados, también hacen parte de esta iniciativa.

Daniela Londoño, estudiante de Ingeniería Mecánica de la UPB y partícipe del proyecto, explicó que “las secreciones de los animales cultivados alimentan el sistema hidropónico, en el que los desechos son descompuestos en nitritos y posteriormente en nitratos por las bacterias ubicadas en las canastas donde se cultiva lechuga. Estos componentes son utilizados luego por las plantas como nutrientes, por lo que es posible que el agua retorne limpia al subsistema de acuicultura”.

En la casa también desarrollan un proyecto para llevar energía eléctrica a las zonas más remotas del país, a través de un sistema de generación compuesto por paneles solares, biodigestores caseros y baterías.

 

 

Cultivar en las terrazas

En los pequeños espacios de las terrazas de Medellín, ya crecen frutas y hortalizas mediante el uso de cultivos hidropónicos, pues se han convertido en una alternativa para producir alimentos en la zona urbana.

Aura Hidroponía es un proyecto liderado por Andrés Álvarez y Simón Martínez, ambos estudiantes de ingeniería de la universidad Eafit, quienes pretenden construir unidades productivas para cultivar alimentos en cualquier lugar de la ciudad.

Simón Martínez explicó que “ en los cultivos hidropónicos, las plantas crecen dos veces más rápido que en los cultivos tradicionales, lo que da la posibilidad de responder más rápido a la demanda de alimentos saludables que hay en toda la ciudad. Además, nuestro objetivo es producir a nivel local y evitar que se traigan tantos alimentos de otras regiones”.

Entre tanto, Walter Escobar, colaborador de las unidades productivas de la Secretaría de la Mujer, indicó que “en Santa Elena hay un cultivo hidropónico de 32.000 lechugas en el cual participan mujeres cabeza de hogar, además, hay 17 invernaderos en los cinco corregimientos de Medellín, donde se cultivan hortalizas y flores.”.

Según los pronósticos de la Organización Internacional del Trabajo, se espera que la construcción de edificios amigables con el medio ambiente, que tienen como factor principal la fabricación de huertas, genere más de 6,5 millones de empleos para el 2030.

 

 

 

http://www.elcolombiano.com