Métodos de diagnóstico y tratamiento de la cenicilla

Resultado de imagen para Métodos de diagnóstico y tratamiento de la cenicilla

 

La cenicilla puede ser un problema, especialmente para la calabaza. Es esencial realizar un diagnóstico correcto cuando aparece la enfermedad, a fin de saber quÉ productos de protección de cultivo debemos utilizar.

Me reuní con Beth Gugino, Profesora Asociada del Departamento de Fitopatología y Microbiología Ambiental de la Facultad de Ciencias Agrícolas de la Universidad Estatal de Pensilvania, (EUA) para que nos ofreciera recomendaciones sobre cómo mantener a este patógeno alejado de los campos de cultivo — con especial enfoque en las calabazas.

 

¿Por qué es tan importante inspeccionar toda la planta en búsqueda de la cenicilla?

Gugino: El microclima dentro del dosel vegetal tiende a ser un ambiente más favorable para el desarrollo de la enfermedad, por lo que es importante no solo revisar la superficie del envés de las hojas, sino también la superficie del revés, los peciolos, y la coronilla de la planta.

Con frecuencia la cenicilla, se observa primero en las hojas más viejas. El follaje denso y la menor intensidad de luz favorecen el desarrollo de la cenicilla.

De igual manera la infección es favorecida por la humedad relativa más alta que se encuentra dentro del dosel vegetal del cultivo. No obstante, a diferencia de muchos otros patógenos, la infección también puede presentarse a una humedad relativa menor del 50%.

 

¿Por qué es tan importante un diagnóstico exacto?

Gugino: Es muy importante poder distinguir entre los síntomas de la cenicilla y los síntomas del mildiú porque los fungicidas que son efectivos para tratar la cenicilla no son efectivos para manejar al mildiú y viceversa. Son patógenos sumamente diferentes.

 

¿Cuáles son las mejores condiciones ambientales para el desarrollo de la enfermedad?

Gugino: Por lo general la cenicilla se desarrolla cuando empiezan a aparecer los frutos.

Las condiciones más secas favorecen la colonización, la formación de esporas y la diseminación del patógeno, por lo que las lluvias más frecuentes tienden a hacer más lento el desarrollo de la cenicilla durante el ciclo agrícola.

La cenicilla también se desarrolla mejor a temperaturas entre 20° y 27°C. El desarrollo de la enfermedad se detiene cuando las temperaturas se elevan más de 38°C.

 

¿Cuáles fungicidas recomienda? ¿Los productores también deben usar productos preventivos?

Gugino: Cuando los fungicidas se combinan con la resistencia de las plantas hospederas, pueden ser muy efectivos para manejar a la cencilla.

Los productos de modo de acción de un solo sitio específicos para la cenicilla suelen ser los más efectivos. Muchos de estos productos también tienen actividad sistémica local o translaminar, lo cual significa que cuando son aplicados a la superficie del envés de la hoja se mueven a través del tejido foliar y también protegen el revés de la hoja.

Este modo de acción es diferente al de los fungicidas de acción protectora, como el clorotalonil, el cual solo protege la superficie de la planta sobre la cual se aplica el producto, y por lo tanto es esencial asegurarse de lograr suficiente cobertura.

Es importante incluir productos protectores junto con un programa de fungicidas especiales para la cenicilla a fin de manejar la resistencia y exponer a la población del patógeno a más de un ingrediente fungicida activo a la vez.

Es importante leer siempre la etiqueta del fungicida porque no siempre se mencionan todas las cucurbitáceas, y lo que está escrito en la etiqueta es la ley federal.

La cenicilla es una de las enfermedades más fáciles de manejar de manera orgánica en las cucurbitáceas y hay un número de opciones que incluyen el cobre, el azufre, aceite de jojoba, aceite parafínico, aceite de neem, y aceite de ajonjolí, así como productos basados en bicarbonato de potasio, para nombrar unos cuantos.

 

¿Cuáles son los riesgos que representa un brote temprano de cenicilla sin manejar?

Gugino: La cenicilla es básicamente una enfermedad foliar que de no tratarse puede reducir la capacidad fotosintética de la planta y afectar tanto el rendimiento de los frutos como la calidad.

Así mismo, puede provocar defoliación y escaldaduras en los frutos inmaduros. Esta enfermedad puede reducir de manera severa la calidad de los pedúnculos de las calabazas ornamentales y de otras cucurbitáceas.

Existen variedades que son altamente resistentes, y otras que tienen resistencia media o son tolerantes. ¿Nos podría explicar las diferencias?

Gugino: La terminología utilizada para describir la resistencia de la cenicilla varía. Lo importante es recordar que ninguna de estas variedades es inmune.

La selección y la siembra de variedades resistentes retrasan el inicio de la enfermedad y reduce de manera general la gravedad de la misma.

Con frecuencia, las variedades que son designadas como altamente resistentes obtuvieron una copia del alelo para la resistencia a la cenicilla de cada uno de sus padres, mediante métodos de fitomejoramiento convencionales, en comparación con aquellas variedades de resistencia media o tolerantes, las cuales solo recibieron una copia del alelo de uno de sus padres.

La resistencia es más efectiva cuando reciben un alelo de cada uno de sus padres (resistencia homocigótica), en lugar de recibir un alelo de un solo padre (resistencia heterocigótica).

 

¿Qué recomendaciones nos puede dar para evitar la resistencia a los fungicidas?

Gugino: Los fungicidas son una herramienta efectiva para el manejo de la cenicilla; sin embargo, hay muchas preocupaciones respecto al desarrollo de la resistencia a los fungicidas.

Para el manejo de la resistencia es mejor empezar aplicando los productos más efectivos en cuanto se detecten los primeros síntomas (una lesión en 45 o 50 hojas), para después cambiar a un programa de aspersiones con productos de protección, en etapas tardías del ciclo. A la larga, ésta práctica reducirá la presión de selección sobre las esporas de la cenicilla que son resistentes al fungicida, porque habrá un menor número de esporas expuestas al ingrediente activo cuando la gravedad de la enfermedad sea baja.

Cuando se aplican fungicidas específicos para la cenicilla es preciso mezclar en el tanque cada aplicación junto con un fungicida de protección para evitar la resistencia.

Sin embargo, debido a las mayores preocupaciones sobre la salud de los insectos polinizadores y el uso de fungicidas como el clorotalonil, siempre que sea posible se deben aplicar los fungicidas cuando haya pocos polinizadores alimentándose y visitando las flores.

 

Fuente: https://www.hortalizas.com