Poliestireno ecológico, un nuevo material de embalaje de base vegetal

 

 

Es uno de los elementos que está diezmando la fauna marina, contaminando nuestros mares y océanos. Afortunadamente están surgiendo alternativas ecológicas con excelentes propiedades.

 

 

Coste ambiental del poliestireno

 

Es un material de embalaje de plástico que se usa de forma masiva en todo el mundo para artículos alimenticios, electrónicos, muebles o electrodomésticos, entre otros. Destaca por sus propiedades aislantes y protectoras. Sin embargo, una vez usados generan muchos problemas medioambientales.

 

 

 

 

Al ser grande y voluminoso, ocupa un espacio importante en los vertederos. Se transporta fácilmente, lo que contribuye a la contaminación del agua. Cuando se rompe, puede ser consumido por los animales causando asfixia y obstrucción intestinal.

 

Para su procesamiento se usan materiales muy tóxicos. Como no se degrada de forma natural, hay que quemarlo, lo que libera contaminantes a la atmósfera.

 

Los investigadores han tratado de crear una alternativa más sustentable, pero no han tenido éxito en la sustitución de este popular material. Sin embargo, un equipo de la Universidad Estatal de Washington logró crear un material de base vegetal compuesto en un 75% de nanocristales de celulosa procedentes de la pulpa de madera.

 

El proceso de producción no requiere el uso de disolventes dañinos pues se usó el agua como sustituto.

 

 

 

 

Si bien es menos contaminante, implica desafíos pues cuando el agua se evapora de un material poroso, se generan tensiones capilares inducidas por la presión de deformación de los poros, lo que causa deformaciones, colapso o agrietamiento.

 

Para evitar estos problemas, los científicos han desarrollado técnicas de secado para mantener la estructura del material. Al nuevo material se le ha añadido alcohol polivinilico, un polímero que une los cristales de nanocelulosa y permite que las espumas resultantes sean más elásticas.

 

Por lo tanto, mantiene una estructura celular uniforme y tiene excelentes resultados como aislante.

 

La nanocelulosa tiene un alto potencial como material de aislamiento térmico con alto rendimiento. Puede contribuir al ahorro de energía y disminuir el uso de materiales a base de aceite. Dispone de muchas propiedades y se pueden transferir a escala masiva.

 

Existen otros sustitutos naturales a los materiales sintéticos, como las lanas vegetales y productos de cáñamo, conocidos como Ultralight Metallic Microlattices. Estos últimos son utilizados en la construcción de aviones.

 

 

 

Fuente: https://ecoinventos.com