Estudiantes canadienses crearon una máquina para separar el microplástico de la arena

El invento permite separas la arena de los microplásticos, y luego la devuelve a la playa completamente limpia.

 

El problema de los microplásticos es uno de los retos ambientales más complejos. Al pasar tiempo en el agua, los plásticos se desintegran por el desgaste y se vuelven cada vez más pequeños, hasta llegar a niveles en los que no pueden ser percibidos a simple vista.

Estos plásticos microscópicos terminan en los organismos de los animales marinos, o en nuestros propios cuerpos. Para combatir el problema, un grupo de 12 estudiantes de la Universidad de Sherbrooke en Quebec (Canadá) inventó una genial aspiradora que separa los microplásticos de la arena de la playa. 

Desde que el invento se hizo público, a los estudiantes les han llovido aplausos y felicitaciones por su ingenio y dedicación.

La máquina lleva el nombre de Hoola One. Su funcionamiento es bastante sencillo. Los operadores simplemente aspiran arena de playa que contiene microplásticos. Los residuos se dirigen hacia un tanque de agua interno en el que se separa la arena del microplástico.

Como la arena es más pesada, se hunde inmediatamente hacia el fondo del tanque, pero las partículas de plástico flotan sobre el agua. Finalmente, los operadores separan el plástico y luego devuelven la arena limpia a la playa.

Sam Duval, uno de los creadores y cofundadores, expresó: “Investigamos un poco y nos dimos cuenta de que no había una máquina en todo el mundo para hacer este tipo de trabajo. Así que nos propusimos inventarla, y lo hicimos". 

Para probar su invento, realizaron una prueba en la playa Kamilo, en Hawaii, con la financiación de la organización Wild Hawaii, que llevaba 15 años tratando de quitar de las playas locales los microplásticos, sin mucho éxito. Con la ayuda del equipo de Hoola One, ahora tienen una oportunidad invaluable.

 

Recordemos que Hawaii se encuentra cerca del Gran Parche de Basura del Pacífico, una masa de basura mayormente plástica que ha flotado en el océano durante décadas, y que se acumula como resultado de las corrientes oceánicas. 

Si bien el problema de la basura plástica no tiene una única solución, invenciones como esta nos demuestran que con ingenio y trabajo en equipo podemos ofrecer soluciones a los problemas más graves.

 

 

Fuentes:

https://www.bioguia.com